Glosario

Preparado por María del Consuelo Torija

Productora Asociada del mapa documental Ser mujer en Latinoamérica

Violencia

Violencia: La OMS (2020)  la define como “el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte”. 

Violencia de género: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007), “la violencia de género es un término que reconoce que la violencia ocurre dentro de un contexto del estatus de subordinación en la sociedad de mujeres y niñas, y sirve para mantener el balance desigual de poder. […] Por lo tanto incluye la violencia contra la mujer que ocurre dentro de la familia, formas geográficas y culturales específicas de abuso […] y violencia relacionada con la dota, así como varias formas de violencia sexual[…]”. 

Violencia contra la mujer: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007), “Naciones Unidas defina la violencia contra las mujeres como cualquier acto de violencia de género que resulte en, o es probable que resulte en, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico hacia las mujeres, incluyendo amenazas de tales actos, coercion o privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o privada”.

Violencia simbólica: De acuerdo a Fabio Villalba (2014) la violencia simbólica es reconocida como “[…] Esta manifestación de violencia y dominación se impone como una fuerza oculta basada en acciones simbólicas que coaccionan los comportamientos individuales o sociales de manera pasiva. La fuerza de esta forma de violencia radica justamente en la naturalización y la normalización del orden impuesto, justificando manifestaciones de desigualdad social y provocando una reacción ligera o inexistente de parte del individuo. El poder dominante actúa sobre la concepción contextual del dominado, lo que implica el desconocimiento parcial o total de las coacciones impuestas. […]”.

Violencia sexual: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007) “la violencia sexual puede ocurrir en un nivel interpersonal o colectivo. […] Incorpora contacto sexual no consensuado y actos de naturaleza sexual no consensuadas sin contacto, como el voyerismo y el acoso sexual. Los actos califican como violencia sexual si son cometidos contra alguien que es incapaz de consentir o negar, por ejemplo por la edad, discapacidades, abuso de autoridad, violencia o amenazas de violencia”.  

Violencia interpersonal: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007) “la violencia interpersonal incluye actos de violencia e intimidación que ocurren entre miembros familiares , entre parejas íntimas y entre individuos, ya sea que se conozcan o no, y donde la violencia no tiene la intención específica de promover los objetivos de ningún grupo o causa. Esta categoría incluye maltrato infantil, violencia juvenil, algunas formas de violencia sexual y el abuso de los mayores”. 

Violencia psicológica: De acuerdo a Pérez y Hernández (2009): “el abuso emocional o psicológico está vinculado a abusos u omisiones destinadas a degradar o controlar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones de la mujer por medio de la intimidación, manipulación, amenazas directas o indirectas, humillación, aislamiento, o cualquier otra conducta que implique un perjuicio a la salud psicológica, la autodeterminación o el desarrollo personal. Son actos que conllevan a la desvalorización o sufrimiento en las mujeres. Se manifiesta en la exigencia a la obediencia, tratar de convencer a la víctima de que ella es culpable de cualquier problema, limitar o retener el dinero, etc. Incluye expresiones verbales como: insultos, gritos, menosprecio a su vida pasada, a su persona, a la forma en que se viste. Se expresa por omisión: dejar de hablarle, silencios prolongados, hacer que no escucha o no entiende; además, a través del lenguaje extra verbal: gestos de rechazo, miradas agresivas y mediante la manifestación de los celos“. 

Acoso: De acuerdo a InMujeres (2007) “El acoso es un comportamiento cuyo objetivo es intimidar, perseguir, apremiar e importunar a alguien con molestias o requerimientos. Aunque normalmente se trata de una práctica censurada, se reproduce en contextos donde el entorno social brinda condiciones para ello, al no existir una sanción colectiva contra dichos actos”.

Acoso laboral: De acuerdo a InMujeres (2007): “también conocido como hostigamiento laboral o con el término anglosajón mobbing, se define en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia como un tipo de violencia de género que se caracteriza por el ejercicio de poder en una relación de subordinación de la víctima frente al agresor en los ámbitos laboral y escolar. Se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad de connotación lasciva (artículo 13)”.

Acoso psicológico: De acuerdo a InMujeres (2007): “tiene por finalidad someter a la víctima a través del quebrantamiento de su confianza y su autoestima por medio de la humillación pública, la burla, generación de confusión, incertidumbre y cuestionamiento de sus principios y valores. Representa la necesidad de control por parte del agresor/a, estableciendo una relación de dominación que tiene por fin culpabilizar a la víctima en todo sentido”.

Acoso sexual: De acuerdo a InMujeres (2007): “es un comportamiento o acercamiento de índole sexual no deseado por la persona que lo recibe y que provoca efectos perjudiciales para ella”.

Abuso sexual: De acuerdo a InMujeres (2007): “modalidad de la violencia sexual de género. Es la imposición de un acto sexual, o erótico, o erótico-sexual, sin llegar a la cópula, así como el forzar a una persona a observar o ejecutar un acto sexual, siendo que este abuso lo ejecute un progenitor, un familiar o un extraño fuera del hogar. Toda actividad sexual que sucede entre dos personas sin que medie el consentimiento de alguna de ellas. Puede suceder entre adultos, de adulto a un menor y entre menores”.

Violación: De acuerdo a InMujeres (2007): “suele definírsela como la penetración sexual por la fuerza en el cuerpo de una persona. Algunos códigos se refieren solamente al pene y al orificio vaginal; otros a cualquier instrumento y orificio del cuerpo”. 

Coerción sexual: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007), “se define como el acto de forzar (o el intento de forzar) a otro individuo a través de la violencia, amenaza, insistencia verbal, engaño, expectativas culturales o circunstancias económicas para participar en un comportamiento sexual en contra de su voluntad”.

Violencia doméstica: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007), “es usada a menudo indistintamente con la violencia íntima de pareja. La violencia doméstica incluye abuso físico, abuso verbal, abuso económico y abuso social”.

Violencia de pareja: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007), “se refiere al daño físico, sexual o psicológico por una actual o pasada pareja o cónyuge. Este tipo de violencia puede ocurrir entre parejas heterosexuales u homosexuales y no requiere intimidad sexual. Aunque las mujeres pueden ser violentas con sus parejas masculinas y la violencia se puede encontrar en parejas de hombre-hombre y mujer-mujer, es aceptado que la abrumadora carga de la violencia de pareja alrededor del mundo recae sobre las mujeres en manos de los hombres”.

Según la Organización Panamericana de la Salud (2013) esta violencia puede incluir: “Agresiones físicas, por ejemplo abofetear, golpear, patear o pegar; Violencia sexual, por ejemplo relaciones sexuales forzadas y otras formas de coacción sexual; Maltrato emocional, por ejemplo mediante insultos, denigración, humillación constante o intimidación (como al destruir objetos), amenazas de causar daño o de llevarse a los hijos; Comportamientos controladores y dominantes, por ejemplo aislar a una persona de sus familiares y amigos, vigilar sus movimientos y restringir su acceso a recursos financieros, empleo, educación o atención médica”.

Maltrato infantil: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007) “de acuerdo a “Consultation on Child Abuse Prevention” de la OMS se define como ‘El abuso o maltrato infantil constituye todas las formas de maltrato físico y/o emocional, abuso sexual, negligencia o trato negligente o explotación comercial o de otro tipo, que resulta en un daño real o potencial a la salud, supervivencia, desarrollo o dignidad del niño en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder”.

Violencia intrafamiliar: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007) “La violencia familiar se refiere al maltrato infantil, la violencia entre hermanos, la violencia de pareja íntima y el abuso de ancianos. El concepto de violencia familiar se utiliza cada vez más para llamar la atención sobre cómo cada uno de los subtipos de violencia familiar puede causar o ser un factor de riesgo para los otros subtipos, y cómo puede haber factores de riesgo subyacentes comunes en los niveles de la familia y la relación entre la familia y la comunidad y la sociedad en general”.

Violencia económica: De acuerdo a la Unidad de Género de la Universidad Pedagógica Veracruzana (2011) “Es toda acción u omisión del agresor que afecta la supervivencia económica de la víctima. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así como la percepción de un salario menor por igual trabajo dentro de un mismo centro laboral”.

Violencia feminicida: De acuerdo a la Unidad de Género de la Universidad Pedagógica Veracruzana (2011) “Es la forma extrema de violencia contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado y culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres”.

Violencia patrimonial: De acuerdo a la Unidad de Género de la Universidad Pedagógica Veracruzana (2011) “acto u omisión que afecta la supervivencia de la víctima; se manifiesta en la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima”.

Violencia laboral: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007) “según la Organización Mundial del Trabajo usa una definición de violencia laboral adaptada de la Comisión Europea: ‘Incidentes en los que el personal es abusado, amenazado o agredido en circunstancias relacionadas con su trabajo, incluidos los desplazamientos hacia y desde el trabajo, que impliquen un desafío explícito o implícito a su seguridad, bienestar o salud. […] Acoso sexual en el área de trabajo: “Cuando se produzca cualquier forma de conducta verbal, no verbal o física no deseada de naturaleza sexual, con el propósito o efecto de violar la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo”.

Violencia colectiva: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007),  “La violencia colectiva se ha definido como el ‘uso instrumental de la violencia por parte de personas que se identifican como miembros de un grupo … contra otro grupo o conjunto de personas, con el fin de lograr objetivos políticos, económicos o sociales’. La violencia colectiva incluye la guerra y el terrorismo y los conflictos políticos violentos entre o dentro de los estados, la violencia perpetrada por los estados (genocidio, tortura, abusos sistemáticos de los derechos humanos) y el crimen violento organizado como la guerra entre pandillas. Puede incluir todas las categorías de violencia, ya sean físicas, sexuales, psicológicas o caracterizadas por negligencia o discriminación”.

Acoso Callejero: De acuerdo con el Observatorio contra el Acoso Callejero (2015) “Son prácticas de connotación sexual ejercidas por una persona desconocida, en espacios públicos como la calle, el transporte o espacios semi públicos (mall, universidad, plazas, etc.); que suelen generar malestar en la víctima. Estas acciones son unidireccionales, es decir, no son consentidas por la víctima y quien acosa no tiene interés en entablar una comunicación real con la persona agredida. Las prácticas de acoso sexual callejero son sufridas de manera sistemática, en especial por las mujeres, ocurriendo varias veces al día desde aproximadamente los 12 años, lo que genera traumatización no sólo por hechos de acoso especialmente graves, sino por su recurrencia. Incluyen: Miradas lascivas, “Piropos”, Silbidos, besos, bocinazos, jadeos y otros ruidos, Gestos obscenos, Comentarios sexuales, directos o indirectos al cuerpo, Fotografías y grabaciones del cuerpo, no consentidas y con connotación sexual, Tocaciones (“agarrones”, “manoseos”, “punteos”), Persecución y arrinconamiento, Masturbación con o sin eyaculación y exhibicionismo”.

Violencia estructural: De acuerdo al Journal of epidemiology and community health (2007) “se refiere al daño físico y psicológico que resulta de los sistemas sociales, políticos y económicos explotadores e injustos. […] la violencia estructural es a menudo más generalizada debido a su invisibilidad: “incrustada en estructuras sociales ubicuas (y) normalizada por instituciones estables y experiencias regulares … las inequidades estructurales generalmente parecen ordinarias”.

Violencia institucional: De acuerdo a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (2018) “los actos u omisiones de las y los servidores públicos de cualquier orden de gobierno que discriminen o tengan como fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres así como su acceso al disfrute de políticas públicas destinadas a prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia”. Se ejerce por medio de la Policía, el Ministerio Público, los jueces y los magistrados de tribunales, las autoridades escolares o cualquier otro agente de autoridad por acciones u omisiones que violenten derechos y/o atenten contra tu dignidad e integridad personal y familiar“.

Violencia obstétrica: De acuerdo al Grupo de Información en Reproducción Elegida (2020): “un tipo de violencia que se genera en los servicios de salud, públicos o privados, que consiste en cualquier acción u omisión por parte del personal de salud que cause daño físico o psicológico a la mujer durante el embarazo, parto y posparto. Esta violencia puede expresarse en la falta de acceso a servicios de salud reproductiva, en tratos crueles, inhumanos o degradantes por parte del personal de salud, o un abuso de medicalización, menoscabando la capacidad de decidir de manera libre e informada sobre dichos procesos reproductivos”.

Femicidio: De acuerdo a Nayibe Paola Jiménez Rodríguez (2011) “Femicidio fue el término utilizado para describir los hechos violentos cometidos en contra de las mujeres […] El fe-micidio recoge, en su concepto amplio, el asesi-nato de fetos femeninos (feticidio), niñas (infanti-cidio), adolescentes y mujeres por el solo hecho de serlo, es decir, por ser del sexo femenino […] se ha construido el término femicidio como un término jurídico, con connotaciones políticas para identificar y denunciar los asesinatos de las mujeres como resultado extremo de la violencia, asesinatos de mujeres por el hecho de serlo, que se producen tanto en el ámbito privado como en el público, ya que no solo se ejecutan en el terreno de victimarios conocidos, sino también desconocidos; es la violencia basada en la inequidad de sexos, entendida como aquella ejercida por los hombres hacia las mujeres en su deseo de adquirir poder, dominación o control”.

Feminicidio: De acuerdo a Nayibe Paola Jiménez Rodríguez (2011), “en América Latina, Marcela Lagarde prefirió feminicidio para denominar así el conjunto de delitos de lesa humanidad que contiene los crímenes, los secuestros y las desapariciones de niñas y mujeres en un cuadro de colapso institucional (Lagarde 2006, 281) […] según Marcela Lagarde, el feminicidio sucede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales agresivas y hostiles que atentan contra la integridad, el desarrollo, la salud, las libertades y la vida de las mujeres, e implican según René Jiménez (2006) que las mujeres son utilizables, prescindibles, maltratables y desecha-bles, ya que los femicidios tienen en común una infinita crueldad y un odio desmedido hacia ellas”.

Discriminación

Discriminación: De acuerdo a la Unidad de Género de la Universidad Pedagógica Veracruzana (2011) “el Artículo 4º de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, la discriminación es ‘toda distinción, exclusión o restricción que, basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra, tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas'”.

Discriminación directa: De acuerdo a la Unidad de Género de la Universidad Pedagógica Veracruzana (2011) “aquella que se produce cuando una persona recibe un trato menos favorable que otra en una situación análoga a causa de estereotipos de género. Un ejemplo de este tipo sería la no contratación de mujeres embarazadas o con hijas o hijos pequeños”.

Discriminación indirecta: De acuerdo a la Unidad de Género de la Universidad Pedagógica Veracruzana (2011) “ésta se presenta cuando una disposición, criterio o práctica aparentemente neutral, puede ocasionar una desventaja a personas por motivos de género. Por ejemplo, cuando se establecen requisitos de constancias salariales para acceder a préstamos crediticios que las mujeres no pueden cumplir, ya que buena parte de ellas se inserta en el mercado laboral informal”.

Desigualdad de género: De acuerdo a ONU Mujeres “(artículo 1ro, CEDAW): denotará toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera”.

Misoginia: De acuerdo a Ferrer y Bosch (2000) “El término misoginia está formado por la raíz griega“miseo”, que significa odiar, y “gyne” cuya traducciónsería mujer, y se refiere al odio, rechazo, aversión y desprecio de los hombres hacia las mujeres y, en general,hacia todo lo relacionado con lo femenino. Ese odio (sentimiento) ha tenido frecuentemente una continuidaden opiniones o creencias negativas sobre la mujer y lo femenino y en conductas negativas hacia ellas […]”.

Machismo: De acuerdo a Moral y Ramos (2016) “una ideología que defiende y justifica la superioridad y el dominio del hombre sobre la mujer; exalta las cualida-des masculinas, como agresividad, independencia y dominancia, mientras estigmatiza las cualidades femeninas, como debilidad, dependencia y su-misión”.

Homofobia: De acuerdo a la Unidad de Género de la Universidad Pedagógica Veracruzana (2011) “comportamiento que se define como el odio, rechazo, aversión, prejuicio y discriminación contra las personas que tienen preferencias sexuales diversas a la heterosexualidad; se asocia principalmente con el rechazo a los homosexuales. Tiene un efecto directo sobre esta población, tales como el rechazo, la falta de oportunidades, de educación, etc. En ocasiones puede llevar a cometer crímenes de odio en contra de personas con tal orientación sexual”.

Transfobia: De acuerdo a Planned Parenthood (2020) “la transfobia es el miedo, el odio, la falta de aceptación o la incomodidad frente a las personas transgénero, consideradas transgénero o cuya expresión de género no se ajusta a los roles de género tradicionales. La transfobia puede impedir que las personas transgénero y de género no conforme tengan vidas plenas a salvo de daños”.

Racismo: De acuerdo al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (2020) “El racismo es el odio, rechazo o exclusión de una persona por su raza, color de piel, origen étnico o su lengua, que le impide el goce de sus derechos humanos. Es originado por un sentimiento irracional de superioridad de una persona sobre otra. […] La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Raciales define en su Artículo 1 […] que la discriminación racial es “cualquier distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en la raza, color, descendencia u origen étnico o nacional, que tenga el propósito o efecto de invalidar o perjudicar el reconocimiento, goce o ejercicio, en situaciones iguales, de los derechos humanos y libertades fundamentales en el campo político, económico, social, cultural o cualquier otra área”.

Prensa

Sensacionalismo: De acuerdo a Berti (2010) ” la tendencia a presentar los hechos y las noticias de modo que produzcan sensación, emoción o impresión. […] Es decir, que acusan a los medios de informar sobre asuntos chocantes o que llaman la atención en lugar de asuntos relevantes o importantes”.

Criminalización: De acuerdo a Manifestar.org (2017) “Consiste en convertir las acciones propias del ejercicio del derecho a la manifestación pacífica, en conductas sujetas a sanciones de naturaleza penal. A través de la criminalización se convierte en delito la protesta legítima”.

Revictimización: De acuerdo al Fondo de Población de Naciones Unidas (2013) “Una vez transcurre el hecho delictivo, todas las miradas se dirigen, por un lado, a quien causó el daño ya que este reciba un castigo garantizándose todos los derechos procesales establecidos por la ley. Sin embargo, la víctima, quien debería recibir la mayor atención, generalmente es ignorada, señalada y hasta culpada; en el mejor de los casos, lo más que recibe es compasión, pero finalmente es sometida al olvido incrementándose y perpetuándose daños físicos, económicos, sociales y psicológicos derivados de la primera victimización”.

Acciones

Equidad de género: De acuerdo a ONU Mujeres (2015) “principio ético-normativo asociado a la idea de justicia; bajo la idea de equidad se trata de cubrir las necesidades e intereses de personas que son diferentes, especialmente de aquellas que están en desventaja, en función de la idea de justicia que se tenga y haya sido socialmente adoptada”.

Igualdad de género: es un derecho humano protegido por distintos instrumentos nacionales e interna-cionales en materia de derechos humanos. Además, tal como está expresado en la CEDAW, la igualdad va de la mano con el principio de la no discriminación, y en este sentido, la igualdad sólo será posible en la medida en que se erradique la discriminación contra las mujeres. el derecho a la igualdad implica el derecho a la no discriminación, y que se dé un trato idéntico o diferenciado a mujeres y hombres en función de sus diferencias biológicas y de las desigualdades históricas que ha habido entre unas y otros.

Diversidad sexual y de género: De acuerdo al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (2016) “Hace referencia a todas las posibilidades que tienen las personas de asumir, expresar y vivir su sexualidad, así como de asumir expresiones, preferencias u orientaciones e identidades sexuales. Parte del reconocimiento de que todos los cuerpos, todas las sensaciones y todos los deseos tienen derecho a existir y manifestarse, sin más límites que el respeto a los derechos de las otras personas”.

Perspectiva de género: De acuerdo al Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (2018) “la perspectiva de género se refiere a la metodología y los mecanismos que permiten identificar, cuestionar y valorar la discriminación, desigualdad y exclusión de las mujeres, que se pretende justificar con base en las diferencias biológicas entre mujeres y hombres, así como las acciones que deben emprenderse para actuar sobre los factores de género y crear las condiciones de cambio que permitan avanzar en la construcción de la igualdad de género”.

LGBTTTIQA+: De acuerdo al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (2016) se refiere al acrónimo de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales (transgénero, travesti), intersexual, queer, asexual y otras orientaciones sexuales.

Interseccionalidad: De acuerdo a Mara Viveros (2016) “expresión utilizada para designar la perspectiva teórica y metodológica que busca dar cuenta de la percepción cruzada o imbricada de las relaciones de poder. […] las intersecciones de raza y género, clase y género y la con substancialidad de estas relaciones para los grupos sociales involucrados”.

Decolonialidad: De acuerdo a Catherine Walsh (2008), con respecto a la lucha en contra del colonialismo, “ejes de lucha de los pueblos sujetos a esta violencia estructural, asumidos como actitud, proyecto y posicionamiento –político, social y epistémico– ante (y a pesar de) las estructuras, instituciones y relaciones de su subyugación”.

Referencias: